Estafa2.0

Introducción

Hace algunas semanas le prometí a una buena amiga que denunciaría en mi blog la situación que se vive actualmente en algunas empresas que prometen puestos de trabajo de éxito. Se trata, ni más ni menos, de puestos como comercial.

El auge de las tecnologías ha permitido la creación de nuevas vías de venta, pero queda patente que los viejos modelos de comercialización de productos no están, ni mucho menos, cerca de la extinción. Me refiero concretamente a la venta a puerta fría que, si bien está demostrado que da buenos resultados económicos a las empresas, permítanme dudar hasta qué punto es ética esta metodología de trabajo.

A puerta fría

Hola, buenas días, soy Fernando, trabajo para Ibertrola y vengo para actualizar su código de facturación y que usted pueda ahorrar un 40% en sus facturas. Todavía no he tenido tiempo de responder a ese hola y el tal Fernando ya me ha mentido. Tres veces.

Tres grandes mentiras

La primera de ellas es que probablemente ni siquiera se llama Fernando. Se lo dice uno que vendía cruceros por teléfono usando el nombre de Pablo. Y vale que es un detalle sin importancia porque muchas empresas usan el formato de nombredepila@empresa.com para sus correos electrónicos y en el momento en que contrates a dos “ejecutivos” (luego explico las comillas) con el mismo nombre, necesitas recurrir a seudónimos.

Pero sí tiene importancia la “puesta en escena”. Tanto Fernando como Estrella (otra mentirosa compulsiva) van a venir de punta en blanco. Guapos, bien vestidos, inteligentes, con don de gentes y a lo mejor hasta te hacen creer que verdaderamente conocen eso que te están ofreciendo. Dominan el discurso comercial de tal manera que pueden convencerte incluso con sus silencios. Sí, la parte del discurso comercial más importante es la del silencio. Esa parte que sucede a una exposición contundente, cada segundo parecerá un minuto para el cliente y, tras analizar su reacción, llega el ataque devastador que finalmente lo deja KO. El vendedor saldrá de su casa con un contrato más.

La segunda mentira: trabajo para Ibertrola. ¿Por qué me mientes, Fernando? Ni trabajas para Ibertrola, ni eres distribuidor oficial de Ibertrola, ni Ibertrola quiere que le robes un cliente. Nótese que Ibertrola es una marca comercial no registrada y que cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Y la tercera, la más irritante: actualizar sus facturas para ahorrar un 40%. Necesito encarecidamente que alguien me explique cómo puede una persona que paga 85 euros de media en sus facturas, pase a pagar 102 euros con un 40% de descuento ya aplicado sin experimentar un incremento en el consumo. ¿Por qué se dijo que se ahorraría un 40% en la factura, cuando en realidad lo que supone un 40% de descuento es la tasa de la facturadora, pero hay un incremento considerable en otros asientos por facturarse a través de un intermediario?

Me parece verdaderamente indignante que haya empresas que se aprovechen de la ignorancia de la gente, prometiendo el oro y el moro con la única finalidad de vender y desatender. Y es más lamentable aún que estas estafas estén amparadas por la ley y que las marcas afectadas, ésas de las que se da su nombre sin haber intervenido y ésas cuya imagen se verá afectada por un uso indebido por parte de terceros, tampoco hacen nada por evitarlo. Son empresas del sector energético, tecnológico y aseguradoras; que todos conocéis de sobra. Para qué mencionarlas.

Pero la historia no termina aquí. Se suponía que este post iba a tratar sobre empleo. Toriba, se te va la pinza.

La búsqueda de empleo

La era digital también ha cambiado la forma de encontrar trabajo. No hace demasiado tiempo, bastaba con pasearse por las calles de la capital con un buen fajo de CVs, entregarlo en aquellas empresas en cuyas fachadas se publicitaran las vacantes o, simplemente, acudir directamente a aquellas empresas en las que estabas especialmente interesado.

Ahora, es bastante improbable encontrar esas vacantes en una fotocopia pegada a un cristal. Qué digo improbable, es imposible. O acudir directamente a la empresa que te interesa, sabiendo de antemano que ahora mismo tienen todos los puestos cubiertos y que ni siquiera van a querer tu CV. Los RRHH los lleva la central, envíanoslo a través de la página Web. Buenos días.

¿Qué nos queda? ETTs, cámara de comercio, formularios online en las Webs de esas empresas y portales de empleo. En estos últimos es dónde está el tema que nos interesa.

Hola k ase, ere ejecutivo o k ase

No importa que busques un trabajo como administrativo, secretario, director, gerente, PERIODISTA. Te inscribas en la oferta que te inscribas, la probabilidad de que sea lo que buscas es ínfima, pues las puestos comerciales llegan enmascarados bajo multitud de títulos.

Normalmente no te mencionarán el nombre de la empresa, alegando privacidad, y simplemente se referirán a sí mismos como importante empresa multinacional. Oh yeah, ojalá me llamen. Doy por seguro que lo harán.

Seguidamente, el puesto que se ofrece es cualquiera de los anteriores y un larguísimo etcétera, siendo “ejecutivo de cuentas/de ventas” una opción bastante recurrente. Dejé de chuparme el dedo hace 25 años. Ahora sólo lo finjo. En aquellos tiempos, un ejecutivo era un señor trajeado que dirigía un departamento y ganaba pasta como el que más. Ahora es un niñato de 20 años al que le prohíben que se afeite a diario para que no se le vea el acné de la pubertad, o un señor de 40 al que han despedido en su antiguo empleo y necesita aceptar cualquier trabajo porque tiene 5 bocas que alimentar.

Se buscan perfiles muy vulnerables, que necesitan desesperadamente un trabajo porque a pesar de cumplir las normas, se han visto azotados por la crisis. Y lo peor es la facilidad con la que uno se baja los pantalones (una vez más).

La entrevista

Durante la entrevista, lo primero que vas a saber es que el sueldo medio de la oficina supera los 3000 euros. Eso sí, aún no sabes a qué te vas a dedicar, porque cada vez que lo preguntas van con evasivas. Lo importante es saber que aquel chico del fondo (¿lo ves?), lleva un mes y medio con nosotros y ya lidera su propio equipo. Ah, vale, ¿pero equipo de qué? Sigo sin saber.

Ahora quieren saber si tengo vehículo propio. Es más importante que mi formación y experiencia previas. Y eso que yo venía aquí para ser ejecutivo, oye.

Finalmente, te dan las gracias por acudir y que si les interesa tu candidatura te llamarán para citarte para la segunda fase. ¿Segunda fase? ¿Con qué criterio se va a valorar esa candidatura si no he tenido opción de defenderla?

Queridos lectores, os voy a ahorrar un trámite. No os vayáis a casa defraudados pensando que no habéis gustado porque eso no va a pasar. Os van a llamar esa misma tarde, dándoos la enhorabuena por ser el candidato seleccionado y os invitarán a una segunda fase, que más que una fase es una invitación especial para presentaros su método de trabajo. ¡Por fin! Y esa invitación consiste ni más ni menos en trabajar un día gratis (algunos listos te dirán incluso una semana). Sin cobrar, sin contrato, sólo por ver cómo te desenvuelves. Crees que merece la pena intentarlo, total, es la primera entrevista que has conseguido en meses…

STOP. Rebobina. Regresa a esa primera entrevista y cuando el encargado de personal te dé la mano para despedirse, dile que para ti también es un placer y seguidamente pídele que se vuelva a sentar. Sólo así descubrirás que lo que te van a ofrecer es un contrato mercantil, sin sueldo fijo, sin ayudas ni subvenciones en concepto de gastos ocasionados por ese mismo puesto de trabajo y que tu sueldo va a ser íntegramente por comisiones. Olvídate de los bonus por objetivos, son suculentos, pero irrealizables.

Probablemente ya se te han quitado las ganas de perder tu (valioso) tiempo en este tipo de entrevistas. De nada. Aunque debo decirte que no siempre se fracasa. Estimo la probabilidad de éxito en un 4%, así que no dejes que ningún estúpido blogger decida por ti. De nada. Esta vez en serio.

Estafa2.0

En definitiva, andad con ojo porque hay estafas. Estafas everywhere. Te estafan buscando trabajo y te estafan en tu propia casa. Sobre todo sed tolerantes cuando os requieran para una entrevista. Es fácil obsesionarse con que se trata de otra entrevista-estafa cuando ya se han vivido varias o cuando se buscan las ofertas en el lugar equivocado. Y por otra parte… no la toméis con Fernando ni con Estrella. Esos ejecutivos podríais ser vosotros. Cedo la palabra.

Anuncios

Se vende

Mientras todos hablan de la dimisión del Papa prevista para el próximo 28 de febrero e incluso hacen porras apostando por su sucesor, yo prefiero hablaros sobre la creatividad a la hora de buscar empleo.

Atrás han quedado aquellos tiempos en los que imprimías cincuenta copias de tu CV y te ibas a la capital de tu provincia a dejarlo indiscriminadamente en todas las empresas relacionadas con el sector del que provienes. Las cosas han cambiado y ya no basta con tener un perfil que enseñarle al mundo laboral. Mucho menos si tu perfil es multidisciplinar y quieres presentar tu candidatura a empresas de sectores que no tienen nada que ver.

Si antes bastaba con un CV estándar y una carta de presentación personalizada, ahora los CV también requieren de cierto grado de personalización. No sólo a cada puesto de trabajo, sino también a cada empresa. Philippe Dubost es consciente de ello. Cansado de una búsqueda de empleo en la que nadie valoraba sus másters, decidió ponerse manos a la obra para destacar.

El razonamiento es bastante sencillo. La crisis es global. Mudarte a otro país para buscar trabajo puede ser una opción si el país receptor no está tan mal como lo está el tuyo, pero no siempre será la solución, aunque desde luego tu predisposición de salir a comerte el mundo te va a dar puntos. No puedes dejar escapar la realidad de que, allí donde vayas, va a haber otros tantos como tú, aventureros. Y es que si algo bueno nos trae una crisis, es que aumenta la competitividad. Por eso, ¿qué hacer para que mi CV no sea sólo uno más del montón de CVs que tiene un seleccionador en su despacho?

Desde que la recesión económica se convirtió en crisis (ejem… ejem…) y tantas personas perdieron su trabajo, muchos buscaron alternativas para destacar a la hora de buscar empleo. Unos se anunciaron en vallas publicitarias. Otros presentaban en YouTube su vídeo CV. Y ante tales originales propuestas, con el consiguiente éxito de las mismas, se sucedía una oleada de copias de las mismas tácticas que ya dejaban de ser tan efectivas.

Fue así como el francés Philippe Dubost llegó a la conclusión de que para destacar debía: adaptar su CV, exponerlo de manera original y saber venderse. Es diseñador multimedia así que aprovechó su talento para diseñar una página web, imitando el estilo del portal Amazon para venderse. Literalmente.

Solamente hay uno en stock. Entre las características técnicas del producto están su formación y su experiencia. Las valoraciones de otros usuarios son referencias de sus antiguos jefes. Simplemente alucinante. Su vida laboral ya ha recorrido el mundo. Tanto ha sido el éxito, que ha recibido suculentas ofertas desde distintos países. Podéis completar la información aquí.

¿Conocéis otras propuestas originales además de las mencionadas en este post? ¿Qué estáis dispuestos a hacer para conseguir un empleo? Y en otros términos… ¿creéis que la dimisión de Benedicto Equis Uve Palito es real o sólo un artimaña para encubrir un despido improcedente? Los medios online más rigurosos del país nos cuentan toda la verdad aquí. Cedo la palabra.

R-evolución

Introducción

En los tiempos que corren, cada uno se busca la vida como puede. Unos se quejan de que no hay trabajo. Otros, de que lo hay, pero con una mala relación responsabilidad/remuneración. Ante tal hecho, seguro que a más de uno se le ha pasado por la mente la posibilidad del autoempleo. Pero esa posibilidad ha pasado de largo porque la primera pregunta que a uno le viene es “¿por cuánto me va a salir?”.

Ideas perdidas

Lamentablemente el dinero es un privilegio que no está al alcance de todos. Y tristemente muchas grandes ideas quedarán en una cabeza llena de más ideas y de ahí no saldrán porque no hubo una fuente de financiación para llevarlas a cabo. Y es que, actualmente, el crédito no es una opción. La banca prácticamente no los concede y los (pocos) afortunados que sí pueden acceder a ellos, prefieren no solicitarlos por temor a no poder pagarlos ante la incerteza que genera la inestabilidad laboral.

Aquí, un servidor, uno más entre tantos millones de españoles, también sufre día a día los estragos de la crisis. Hasta que ha llegado el momento de decir “¡BASTA!”. Y es que creo haber encontrado una solución que es totalmente realizable.

No estamos solos

En mis múltiples batacazos por el mundo, he conocido a gente bastante interesante. Es la ventaja de empezar desde cero en nuevos ambientes. Puedes elegir con quién sí y con quién no, según cuestiones de afinidad y no por imposiciones geográficas. El caso es que durante mi última aventura por el mundo conocí a Alexis Vegas, mi actual socio.

Al igual que yo, es un joven emprendedor con sobrada formación y experiencia. Pero sobre todo con inquietudes y ambición. La inquietud invita a la curiosidad, a dudar, a hacerse preguntas y a querer tener todas las respuestas. La ambición lleva a ponerse metas, a ser un luchador, inconformista, trabajador, a hacer las cosas bien y a competir por ser el mejor. Ésas son las verdaderas claves para ser un emprendedor de éxito, más allá de la inversión (probablemente desmesurada) en un negocio cualquiera.

Premisas para un negocio de éxito

Fruto de la amistad y de muchas charlas sobre el futuro profesional, surgió la idea de plantearse un negocio juntos. Las premisas eran muy claras: queremos una idea original, fácil de implantar y que no requiera grandes inversiones. Había que desestimar cualquier negocio que requiera de una cadena de producción y de distribución. Ya sabéis, los intermediarios también comen.

Fue así como nos quedó la base del negocio. Las claves: sector servicios y canal online. Y a partir de ahí el proceso sigue y sigue y sigue y sigue, hasta convertirse en lo que os presento a continuación. Prestad atención porque a muchos os puede interesar.

Generación Nuuuki

Nuuuki ha nacido como una plataforma online que autodenominamos #SocialBox. Su finalidad es muy simple. Buscamos jóvenes emprendedores como nosotros, que tengan ideas innovadoras y que carezcan de recursos, para poder asesorarles y ayudarles a conseguir fuentes de financiación para llevarlas a cabo.

¿Pero quién va a pagar por tu proyecto empresarial? Disponemos de una cartera de ahorradores y pequeños inversores que premian la originalidad de nuevos modelos de negocio. Además, también es posible captar la atención de otros emprendedores. Todo depende de la originalidad y (por supuesto) de la viabilidad de tu idea de negocio.

¿Y por qué van a invertir en un proyecto de alguien que no conocen? Obviamente, los que apoyan una iniciativa obtienen una contraprestación. En este caso, será un porcentaje que varía entre el 1 y el 49% sobre los beneficios anuales de tu futuro negocio. Tú, como promotor de tu negocio, conservarás el 51% del mismo, de manera que mantienes el control absoluto para la toma de decisiones estratégicas. Esto significa que el 100% del presupuesto estimado para la creación de tu empresa sale a la venta en nuestra plataforma, pero a efectos de adquisición se contabiliza respecto a un 49% para que tú no pierdas el poder sobre tu propia idea.

No suena mal, ¿verdad? Actualmente hemos abierto la primera tanda de admisión de proyectos. Hasta el 20 de marzo es posible registrarse en nuestra página web y enviarnos tu proyecto para que lo podamos estudiar. De entre todas las iniciativas recibidas, seleccionaremos nueve y las publicaremos el próximo 1 de abril, coincidiendo con el estreno de nuestra plataforma. También podéis seguir toda la actualidad en nuestro blog oficial (adivinad quién lo lleva) o a través de nuestro perfil en redes sociales como Twitter y Facebook.

Cabecera blog NuuukiConfiamos firmemente en nuestro modelo de negocio y consideramos que, de obtener la respuesta esperada por vuestra parte, podemos contribuir a la generación de empresas y de puestos de trabajo, facilitando así la (necesaria) regeneración en el sistema económico-financiero del país. Y como podéis ver, los riesgos a asumir son nulos, por lo que os recomiendo seguir de cerca toda la actualidad sobre Nuuuki a través de las vías previamente descritas y os animo a participar activamente en nuestra plataforma.

Y como siempre también se agradecen vuestros comentarios, sugerencias y opiniones al respecto. Cedo la palabra.

Igualdad

Voy a ser breve porque a buen entendedor, pocas palabras le bastan. Digamos que, simplemente, ya no confío en la igualdad de oportunidades. Que no es posible que personas con evidentes limitaciones consigan arrebatar puestos de trabajo solamente porque su aspecto permite el uso de faldas y tintes para el pelo.

Y no, ésta no es una crítica sexista. Es mi válvula de escape ante una situación vivida recientemente. Sin querer concretar, ya concreté demasiado.

Lo cierto es que a raíz de ése y de otros hechos, uno llega a preguntarse si realmente existe la igualdad. No importa tu sexo, tu religión, tu ideología política o tu color de piel. La Declaración Universal de los Derechos Humanos dice que todos somos iguales. Pero luego sales a la calle y ves cómo las princesas no pueden ser imputadas en delitos, cómo absuelven a los ladrones e inhabilitan a sus jueces o cómo las autoridades apalean a jóvenes que lo único que reclaman es educación.

Nosotros mismos nos reímos del que es diferente. ¿Bajo qué criterio afirmamos que es diferente? ¿Acaso no se decía que todos somos iguales? ¿Por qué esas diferencias generan más reacciones de rechazo que de aceptación? ¿Por qué no se aprovechan esas diferencias para aprender y completarse? ¿Celos? ¿Temor? ¿Afán de superioridad?

Ya lo dije en anteriores entradas y no sé qué opinarán ustedes. ¿Será cierto que no somos más que monos? Las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas. Por su bienestar emocional, abstenerse religiosos.