R-evolución

Introducción

En los tiempos que corren, cada uno se busca la vida como puede. Unos se quejan de que no hay trabajo. Otros, de que lo hay, pero con una mala relación responsabilidad/remuneración. Ante tal hecho, seguro que a más de uno se le ha pasado por la mente la posibilidad del autoempleo. Pero esa posibilidad ha pasado de largo porque la primera pregunta que a uno le viene es “¿por cuánto me va a salir?”.

Ideas perdidas

Lamentablemente el dinero es un privilegio que no está al alcance de todos. Y tristemente muchas grandes ideas quedarán en una cabeza llena de más ideas y de ahí no saldrán porque no hubo una fuente de financiación para llevarlas a cabo. Y es que, actualmente, el crédito no es una opción. La banca prácticamente no los concede y los (pocos) afortunados que sí pueden acceder a ellos, prefieren no solicitarlos por temor a no poder pagarlos ante la incerteza que genera la inestabilidad laboral.

Aquí, un servidor, uno más entre tantos millones de españoles, también sufre día a día los estragos de la crisis. Hasta que ha llegado el momento de decir “¡BASTA!”. Y es que creo haber encontrado una solución que es totalmente realizable.

No estamos solos

En mis múltiples batacazos por el mundo, he conocido a gente bastante interesante. Es la ventaja de empezar desde cero en nuevos ambientes. Puedes elegir con quién sí y con quién no, según cuestiones de afinidad y no por imposiciones geográficas. El caso es que durante mi última aventura por el mundo conocí a Alexis Vegas, mi actual socio.

Al igual que yo, es un joven emprendedor con sobrada formación y experiencia. Pero sobre todo con inquietudes y ambición. La inquietud invita a la curiosidad, a dudar, a hacerse preguntas y a querer tener todas las respuestas. La ambición lleva a ponerse metas, a ser un luchador, inconformista, trabajador, a hacer las cosas bien y a competir por ser el mejor. Ésas son las verdaderas claves para ser un emprendedor de éxito, más allá de la inversión (probablemente desmesurada) en un negocio cualquiera.

Premisas para un negocio de éxito

Fruto de la amistad y de muchas charlas sobre el futuro profesional, surgió la idea de plantearse un negocio juntos. Las premisas eran muy claras: queremos una idea original, fácil de implantar y que no requiera grandes inversiones. Había que desestimar cualquier negocio que requiera de una cadena de producción y de distribución. Ya sabéis, los intermediarios también comen.

Fue así como nos quedó la base del negocio. Las claves: sector servicios y canal online. Y a partir de ahí el proceso sigue y sigue y sigue y sigue, hasta convertirse en lo que os presento a continuación. Prestad atención porque a muchos os puede interesar.

Generación Nuuuki

Nuuuki ha nacido como una plataforma online que autodenominamos #SocialBox. Su finalidad es muy simple. Buscamos jóvenes emprendedores como nosotros, que tengan ideas innovadoras y que carezcan de recursos, para poder asesorarles y ayudarles a conseguir fuentes de financiación para llevarlas a cabo.

¿Pero quién va a pagar por tu proyecto empresarial? Disponemos de una cartera de ahorradores y pequeños inversores que premian la originalidad de nuevos modelos de negocio. Además, también es posible captar la atención de otros emprendedores. Todo depende de la originalidad y (por supuesto) de la viabilidad de tu idea de negocio.

¿Y por qué van a invertir en un proyecto de alguien que no conocen? Obviamente, los que apoyan una iniciativa obtienen una contraprestación. En este caso, será un porcentaje que varía entre el 1 y el 49% sobre los beneficios anuales de tu futuro negocio. Tú, como promotor de tu negocio, conservarás el 51% del mismo, de manera que mantienes el control absoluto para la toma de decisiones estratégicas. Esto significa que el 100% del presupuesto estimado para la creación de tu empresa sale a la venta en nuestra plataforma, pero a efectos de adquisición se contabiliza respecto a un 49% para que tú no pierdas el poder sobre tu propia idea.

No suena mal, ¿verdad? Actualmente hemos abierto la primera tanda de admisión de proyectos. Hasta el 20 de marzo es posible registrarse en nuestra página web y enviarnos tu proyecto para que lo podamos estudiar. De entre todas las iniciativas recibidas, seleccionaremos nueve y las publicaremos el próximo 1 de abril, coincidiendo con el estreno de nuestra plataforma. También podéis seguir toda la actualidad en nuestro blog oficial (adivinad quién lo lleva) o a través de nuestro perfil en redes sociales como Twitter y Facebook.

Cabecera blog NuuukiConfiamos firmemente en nuestro modelo de negocio y consideramos que, de obtener la respuesta esperada por vuestra parte, podemos contribuir a la generación de empresas y de puestos de trabajo, facilitando así la (necesaria) regeneración en el sistema económico-financiero del país. Y como podéis ver, los riesgos a asumir son nulos, por lo que os recomiendo seguir de cerca toda la actualidad sobre Nuuuki a través de las vías previamente descritas y os animo a participar activamente en nuestra plataforma.

Y como siempre también se agradecen vuestros comentarios, sugerencias y opiniones al respecto. Cedo la palabra.

Anuncios

Igualdad

Voy a ser breve porque a buen entendedor, pocas palabras le bastan. Digamos que, simplemente, ya no confío en la igualdad de oportunidades. Que no es posible que personas con evidentes limitaciones consigan arrebatar puestos de trabajo solamente porque su aspecto permite el uso de faldas y tintes para el pelo.

Y no, ésta no es una crítica sexista. Es mi válvula de escape ante una situación vivida recientemente. Sin querer concretar, ya concreté demasiado.

Lo cierto es que a raíz de ése y de otros hechos, uno llega a preguntarse si realmente existe la igualdad. No importa tu sexo, tu religión, tu ideología política o tu color de piel. La Declaración Universal de los Derechos Humanos dice que todos somos iguales. Pero luego sales a la calle y ves cómo las princesas no pueden ser imputadas en delitos, cómo absuelven a los ladrones e inhabilitan a sus jueces o cómo las autoridades apalean a jóvenes que lo único que reclaman es educación.

Nosotros mismos nos reímos del que es diferente. ¿Bajo qué criterio afirmamos que es diferente? ¿Acaso no se decía que todos somos iguales? ¿Por qué esas diferencias generan más reacciones de rechazo que de aceptación? ¿Por qué no se aprovechan esas diferencias para aprender y completarse? ¿Celos? ¿Temor? ¿Afán de superioridad?

Ya lo dije en anteriores entradas y no sé qué opinarán ustedes. ¿Será cierto que no somos más que monos? Las siguientes imágenes pueden herir la sensibilidad de algunas personas. Por su bienestar emocional, abstenerse religiosos.