S Club 7

Si naciste a finales de los 80 y no conoces S Club 7, no tuviste infancia. Fundada por Simon Fuller, fue una banda británica que agitó los medios de comunicación de todo el mundo durante su fugaz (aunque intensa) carrera entre 1999 y 2003.

En tan sólo 4 años, protagonizaron una serie de TV de 4 temporadas, publicaron 4 discos de estudio, 2 recopilatorios, varios programas especiales para TV, un talent show e incluso realizaron su propia película.

La marcha de uno de ellos, condenó al grupo, como ya pasó anteriormente con grupos como Spice Girls o Take That. Fue así como se precipitó la disolución de la banda.

Y hoy, ¿por qué son noticia? Pues al parecer, a finales del año pasado se reunieron los miembros de la banda y de ese encuentro surgió la idea que hoy confirma Mirror. Tras unas carreras en solitario bastante discretas, quieren conquistar de nuevo a la masa. Y con tal fin, se ha previsto una serie de conciertos en el Reino Unido para este verano y otras apariciones especiales.

En voz baja, también se habla de la edición de no uno, sino dos álbumes. Uno de ellos sería recopilatorio y el otro estaría formado por nuevos temas.

Ésta es la imagen actual de la banda. Para algunos no han pasado los años, pero para otros han sido devastadores… Eso sí, se les ve alegres e ilusionados con la recuperación de este proyecto. Veremos si cumplen las expectativas.

¿Qué opináis sobre el regreso de este tipo de bandas? ¿Los recordábais? ¿Creéis que conseguirán recuperar el éxito de aquel entonces? ¿Fue una moda pasajera que se explotó al límite mientras era tendencia? ¿O la gallina de los huevos de oro a la que no le dejaron ponerlos todos? Os dejo con un vídeo representativo de su época dorada y… cedo la palabra.

Anuncios

Marzo Negro

Llegamos al tercer día (y primer fin de semana) del Marzo Negro. Como todos saben, el movimiento Anonymous convocó para este mes un boicot a nivel mundial en contra de las industrias de la música, del cine, de los videojuegos y de los libros.

Recientemente se han aprobado leyes a nivel nacional e internacional que pretenden acabar con las descargas libres en Internet. La ley SOPA y PIPA en Estados Unidos o la ley Sinde-Wert son algunos ejemplos que ya han conseguido sus primeras consecuencias: el pasado 19 de enero se cerraron Megaupload y todos sus subproductos.

Estas leyes, supuestamente, pretenden acabar con la piratería y con la distribución libre de toda obra que no haya pagado derechos de autor, alegando que estas actividades fraudulentas están matando a las industrias perjudicadas. Parece una medida sensata, ¿verdad? Pues bien, al parecer no lo es tanto. Y es que, con estas nuevas restricciones, también se perjudica al derecho a la información, a la cultura y a la libertad de expresión.

No pueden olvidar, además, que hace tan sólo 10 años era posible comprar la nueva obra de su artista favorito por tan sólo 8 euros, cuando ahora rara vez baja de los 18, lo cual supone un incremento del 225%. ¿Y cuánto percibe de ello el propio artista? ¿Quién se está lucrando realmente con estos precios desmesurados?

Y ello por no hablar de la cara oculta de la mafia que se crea en estas industrias, pues ¿a quién no le ha pasado que compró un CD y el mismo día lo vio en otro establecimiento por otro precio totalmente distinto? ¿Por qué no se aplican medidas legislativas para establecer un precio estándar en vez de un precio “recomendado”? ¿Acaso no se fomenta la competencia desleal con la evasión de esas medidas? ¿No se supone que ese tipo de competencia está prohibida y supuestamente perseguida por la ley?

La filosofía de Anonymous plantea un golpe bajo para rechazar estas medidas. En ningún caso pretende fomentar la piratería ni convertirse en antisistema, pero sí buscan luchar por causas justas. Éste es el llamamiento que lanzaron para comunicar el boicot.

Como podrán comprobar, invitan a no comprar libros, ni discos, ni películas, ni videojuegos durante el mes de marzo. Tampoco ir al teatro ni al cine. Invitan a reservar esas intenciones para el mes de abril.

¿Por qué marzo? ¿Es una fecha arbitraria? No, en absoluto. Si bien coincide con la recientemente aprobación de las leyes nombradas anteriormente, también coincide con la realización del primer informe económico del año. Grandes pérdidas en el primer ciclo de facturación, se traduce en que las compañías se vean obligadas a cambiar drásticamente sus políticas de precios, distribución…

Una medida que, en mi opinión, podría beneficiar a todos, porque se traduce en que más personas puedan acceder a la cultura, el artista venda más discos y la discográfica, la editorial, la productora, o la empresa que sea, consiga sus beneficios más en el largo plazo, evitando así dar un bombazo espontáneo y darle la patada al artista porque ya no es rentable.

¿Creen ustedes en las descargas responsables? ¿Se vendería más cultura si fuese más económica? ¿Se conseguirán artistas lóngevos si el boicot obtiene buenos resultados? ¿Aceptan o rechazan ese llamamiento? Cedo la palabra.