Corrupt Script

En plena polémica sobre la crisis, la corrupción, la mortadela en las casas y los chorizos en los despachos, no viene mal una pequeña dosis de humor.

Corrupt ScriptTal y como se puede leer al pie de foto, esta tipografía ha sido diseñada por el estudio Identya. Eso sí, que nadie espere poder usarla en sus documentos, ya que esta obra únicamente pretende reflejar el debate que han abierto diferentes medios de comunicación y diferentes grafólogos sobre la autenticidad y la autoría de las anotaciones atribuídas a Luís Bárcenas. Por tanto, no va a tener un recorrido comercial.

En declaraciones a ELMUNDO.es, el creativo Marc Garriga ha explicado que la idea surgió ante el revuelo generado por la publicación de las presuntas notas de las que hoy se habla en todos los medios. “Somos diseñadores y nos hizo gracia. ¿Por qué no hacer la tipografía?”, ha apuntado. “Al menos poner un poco de humor en este tema”, añade, “porque este asunto es lamentable”.

¿Pan y circo? Sobredosis de lo segundo. Sobre-dosis. ¡Vamos a tocar la pandereta! Cedo la palabra.

Gran Drogado: el reality del año

Imagina que se encierra a un grupo de personas en una casa y se les aísla de cualquier contacto con el exterior. Imagina que se pretende hacer un experimento social estimulando a esos sujetos para que convivan, se relacionen, se conozcan, participen en actividades y se ganen el pan de cada día a través de pruebas que deberán superar trabajando en equipo. Añadimos unas cámaras, televisamos el experimento y… ¡tachán! El experimento se convierte en un circo. Eso es lo que ha sucedido con el programa Gran Hermano, que dista muchísimo del concepto de reality que nos prometieron con su llegada a España hace ya 12 años.

Cada edición incorpora perfiles más dispares e incompatibles entre sí. Garantía de conflictos que sacia el morbo del espectador y llena los bolsillos de la productora. Y los concursantes siempre llegan acompañados de historias sorprendentes, de su vida anterior a la casa, que siempre acaban saliendo a la luz.

Como decía, poco queda de aquel experimento social que se anunciaba en sus inicios y ahora solamente constituye una poderosa fuente de ingresos para la cadena y una pasarela para que un grupo de anónimos lleguen a ser tertulianos, enseñen sus encantos en Interviú o, simplemente, caigan en el olvido tan pronto como abandonen la casa. Aún así, es tal el éxito, que sigue emitiéndose en más de 70 países.

Nos drogaban

Uno de esos países es Israel. Ayer se publicaba en VerTele un artículo sobre la situación que se está viviendo en la edición israelí. Al parecer, algunos concursantes han denunciado al programa por suministrarles fármacos psiquiátricos para que no abandonaran el programa en sus momentos de debilidad emocional. “Lo que vísteis allí era una persona drogada, inducida y encarcelada”, declaraba uno de ellos. Es más, otros participantes aseguran que tuvieron que firman un contrato en el que se comprometían a consumir todos los medicamentos que les recetara el psiquiatra del programa, conocido en el país por tratar a famosos y por protagonizar otro escándalo el año pasado.

Los productores niegan las acusaciones, pero el caso llegará la semana que viene a manos del parlamento israelí, donde se determinará la veracidad de esas acusaciones y se aplicarán las medidas pertinentes.

Más polémica

La edición brasileña también fue polémica a principios de año. Expulsaron a uno de los concursantes por, supuestamente, abusar sexualmente de una compañera que se había excedido con el alcohol tras una noche de fiesta.

Pueden completar la información aquí.